fbpx

La obsesión secreta de cada signo

Todos tenemos nuestras manías y nuestras tentaciones, pero entre todas ellas hay siempre una actividad o un deseo que nos tiene obsesionados. Para descubrir cuál es la tuya debes saber cuál es la obsesión secreta de cada signo, pues estas obsesiones no son más que el reflejo de nuestra personalidad llevada al extremo.

En los signos de fuego (Aries, Leo, Sagitario) y en algunos de tierra, como Virgo y Capricornio, estas obsesiones son más visibles, mientras que en los signos de Aire (Géminis, Libra, Acuario) y de agua (Cáncer, Escorpio, Piscis), además de Tauro, estas obsesiones pasan desapercibidas y son más difíciles de detectar.

En algunos signos, estas obsesiones secretas se convierten en un vicio inconfesable y difícil de refrenar, mientras que en otros es solo un aspecto más de su carácter que da impulso a sus motivaciones.

¿Qué obsesión secreta oculta tu signo?

Las obsesiones secretas nacen de lo más profundo de la psicología de una persona, así que para conocer la tuya tienes que explorar los rasgos de la personalidad que vienen determinados por los astros. Esta es la obsesión secreta de cada signo del zodiaco.

Aries (21 marzo-20 abril)

Quedar siempre el primero. Esta es la gran obsesión que mueve el motor de los nativos Aries, un signo muy competitivo y que reúne todas las condiciones para convertirse en un líder. Además de una gran fuerza física y una gran creatividad, el signo regido por Marte dispone de una gran confianza en sí mismo y una gran insistencia en superarse a sí mismo.

La obsesión de Aries por ser mejor que los demás y alcanzar el éxito tiene muchos aspectos positivos: su carácter competitivo les compromete con la excelencia. Pero también es peligroso, porque suelen acabar justificando los medios por el fin.

Cuando las ganas de ser el primero se convierte en una obsesión, Aries hará lo que haga falta para triunfar, incluso si para ello tiene que pisar a los demás o violar límites morales.

Tauro (21 abril-21 mayo)

A diferencia de otros signos, Tauro sabe disimular muy bien sus obsesiones y es difícil adivinar qué manías persiguen a este signo. De todas sus inclinaciones, su predilección por la lujuria es el más inconfesable (y también el menos irrefrenable). Hete aquí la gran obsesión secreta de Tauro: abandonarse a los placeres y ceder a la lujuria.

La lujuria es un pecado capital, y Tauro es un ser racional y conservador, pero cae fácilmente en las tentaciones y se deja seducir por todo aquello que despierte sus sentidos. La bebida, el sexo, la frugalidad y el lujo desenfrenado le hacen vulnerable.

Tauro intenta mostrar una imagen de solidez y estabilidad que esconde un gran truhán. Eso le hace tiernamente seductor, aunque le puede llevar por el camino del mal vicio.   

Géminis (22 mayo-21 junio)

La regencia de Mercurio sobre Géminis le bendice con el don de la comunicación. En lo más profundo de la personalidad de estos nativos subyace una gran facilidad por las relaciones sociales que les convierte en seres necesitados de conexiones humanas. La gran obsesión secreta de Géminis es conocer a su alma gemela, en el amor o en la amistad.

Para Géminis, la soledad es un castigo y el aislamiento una limitación. Frecuentan eventos sociales y son muy activos en las relaciones de amistad en el trabajo o en los círculos más próximos, pero también son inconstantes y generan desconfianza en los demás.

Por esto, paradójicamente, les es difícil hacer buenos amigos, y nace en ellos una obsesión compulsiva por conocer gente nueva y dar con la persona con la que conectar al 100%.

Cáncer (22 junio-22 julio)

A una personalidad profunda le corresponde una obsesión secreta con gran profundidad: a Cáncer le obsesiona encontrar la felicidad. Sin embargo, su concepto de la felicidad no está ligado a la satisfacción de sus necesidades materiales ni a un éxito entendido como prestigio social. Para Cáncer, ser feliz es colmar sus necesidades afectivas.

Cuando Cáncer siente que su entorno más cercano se desintegra (relaciones familiares, amistades, vida de pareja) entra en un estado de ansiedad que hace crecer en su interior la obsesión por el logro de la estabilidad y la seguridad a nivel personal.

La obsesión de Cáncer por ser una persona de éxito en las relaciones personales y alcanzar la felicidad puede llevarle a situaciones de mucho estrés y a crearse falsas expectativas.   

Leo (23 julio-22 agosto)

Leo es un signo muy transparente: su gran teatralidad y ansias de protagonismo dejan al descubierto sus manías y sus obsesiones. Junto a la gran sed de poder que le caracteriza, la obsesión secreta de Leo es su imagen física, y en especial el pelo. Lo notarás por su obsesiva necesidad de tener siempre cerca un espejo en el que admirarse.

Leo no escatima en gastos para productos de belleza y estética, y en especial le gusta hacerse con los productos más eficaces para cuidar el pelo: champús anticaída, mascarillas, suavizantes… Tener un pelazo lacio y brillante, una melena poderosa, le hace sentir seguro.

Combina el cuidado del cuerpo y el pelo con su pasión por ir siempre a la última moda: gran aficionado al shopping, Leo gasta mucho dinero en ropa que le haga sentirse protagonista

Virgo (23 agosto-22 septiembre)

Los nativos de Virgo son famosos por su obsesión compulsiva por la limpieza, pero es menos conocida su gran obsesión secreta: son hipocondríacos enfermizos. Todo parte de la necesidad de tenerlo todo bajo control, y la salud es una de las cosas que más les preocupa, porque el orden y la limpieza se subordinan al gran objetivo de vivir de forma saludable.

Virgo puede llegar a ser un signo muy maniaco con grandes dosis de estrés. Pero si odian la suciedad y el desorden es porque, de forma inconsciente, lo ven como una amenaza a su organismo. Y ante cualquier síntoma empiezan a angustiarse de forma incontrolable.

Cuando Virgo se encuentra mal, empieza a buscar en internet posibles causas de su mal y entra en pánico, lo que le hace desarrollar estados graves de paranoia.

Libra (23 septiembre-22 octubre)

El signo del justo medio lleva su obsesión de encontrar el equilibrio hasta el extremo, pero eso se agrava por la pertenencia de este signo a la Casa VII, que representa la pareja y las relaciones. Entonces crece en su interior un rasgo muy característico de la psicología profunda de Libra: la obsesión secreta por escrutar el comportamiento de los demás.

Libra necesita saber por qué una persona de su entorno toma una determinada decisión o cuál es la motivación de un determinado comportamiento, porque a partir de esta premisa puede entender la injusticia de una situación y ponerle remedio.

A su vez, Libra es un signo muy racional y obsesionado por encontrar el punto medio, hecho por el cual es uno de los signos del zodiaco más tendiente a controlar sus obsesiones. 

Escorpio (23 octubre-22 noviembre)

Los nativos de Escorpio suelen obsesionarse por aquello que permanece oculto a los demás, y que puede llegar a convertirse en gustos extraños o inclinaciones morbosas. Son personas amantes de lo inusual, atraídos por aquello que genera rechazo en los demás: la muerte, los cementerios, el ocultismo, los espíritus o la sangre son ejemplos de sus obsesiones.

Pero Escorpio no se conforma con el morbo, y este se convierte sólo en el motor de su gran objetivo, que es desentrañar el misterio. Cuando estos seres se encuentran con un enigma, son capaces de destinar todas sus energías a resolverlo, y ese empeño se convierte en obsesión.

Dotados de una gran pericia, sus deseos de descubrir lo que se halla detrás de la incógnita les convierte en grandes detectives, pero cuando se obsesionan sacan su lado más macabro.

Sagitario (23 noviembre-21 diciembre)

La obsesión de Sagitario es muy trascendente y tiene que ver con las cuestiones esenciales y metafísicas que el hombre lleva haciéndose desde hace siglos. De todos es sabido que Sagitario es un signo optimista y muy viajero, sí, pero lo que muchos desconocen es que detrás de esa imagen de vividor se encierra un filósofo empedernido.

Sagitario se pregunta todo aquello que los demás, empeñados en vivir una vida más prosaica, ni se plantean. Pero para Sagitario, pensar en qué es el ser, de dónde venimos, hacia dónde vamos, qué es la vida, qué es la muerte, y cosas por el estilo, es una obsesión. 

Lo bueno del caso es que Sagitario no halla exactamente la respuesta a estos enigmas, sino que disfruta reflexionando sobre ellos. Por eso cada duda le lleva a un nuevo interrogante.

Capricornio (22 diciembre-20 enero)

Capricornio es un signo obsesionado con la acumulación material y en su obsesión por hacer más y más dinero nace de él una ansia que no se sacia nunca. Cuanto más dinero tiene, más trabaja para conseguir más dinero, lo cual genera dentro de su ser una gran obsesión secreta: el poder. Para Capricornio nada le hace más poderoso que el poder adquisitivo.

Para la concepción materialista de Capricornio, con el dinero se puede comprar todo, incluso la felicidad. Por eso no tiene otra meta en la vida que acumular más y más dinero, y es capaz de todo con tal de conseguir hasta el último centavo. Y claro, ser poderoso.

Aunque a veces carecen de talento, su constancia y su confianza en sí mismos les lleva allá donde se proponen. Pero su ascenso es silencioso y su voluntad de poder, un secreto.

Acuario (21 enero-19 febrero)

Si algo caracteriza el carácter de Acuario es su insoportable empeño de buscar siempre los tres pies al gato. Ese espíritu tediosamente crítico genera su gran obsesión secreta: lograr siempre una solución alternativa. Se trata de un perfeccionismo muy sui generis, la obsesión inherente de creer que allo que es de un modo podría serlo mejor de otra forma.

Acuario son los grandes altruistas y cooperadores humanitarios del zodiaco, y si logran poner en marcha y llevar hasta el éxito los proyectos solidarios más ambiciosos es porque tienen en su haber la obsesión secreta de hallar nuevas formas (sostenibles) de funcionar.

En realidad, lo que les mueve es la innovación, el progreso, la contestación. Cuando su alma rebelde y revolucionaria se vuelve obsesiva, son capaces de sacar todo su potencial.

Piscis (20 febrero-20 marzo)

El carácter sufrido y hermético de Piscis, tendiente al lado más dañino de los sentimientos, les hace inclinarse por los vicios destructivos. Piscis es muy tendiente a las adicciones y eso le hace propenso a caer en tentaciones peligrosas para su organismo, desde las drogas y el alcohol, hasta la comida rápida y los videojuegos.

Podríamos decir que de todos los signos del zodiaco, Piscis es el más susceptible a contraer obsesiones compulsivas con las que logra apaciguar la angustia incurable que le atormenta. Y además, suele convivir con estos vicios de la forma más discreta posible.

El problema de Piscis es que además es un ser emocionalmente dependiente y, aquello que le hace sentirse mejor, se convierte con el tiempo en una necesidad de la que no puede escapar.

¿Quieres profundizar más?

Coste 806: 1,21 €/min. red fija, 1,57 €/min. red móvil. IVA Incluído. Mayores 18 años. Servicio prestado por Tarot el Cisne., Apartado de Correos 145. Código Postal 38200. Tenerife.

Coste llamada 91: GRATIS si tienes tarifa plana, desde móvil máximo a 0,15 €/min. Coste del servicio 1,10 €/min, impuestos incluidos, pago por tarjeta. Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

¿Ya has visto esto?

Horóscopo Acuario semana del 16 al 22 de noviembre.

Horóscopo Piscis semana del 16 al 22 de noviembre.

Horóscopo Piscis semana del 9 al 15 de noviembre.